Aloe Vera para la cara

El Aloe Vera es una de las plantas más utilizadas en el mundo de la estética naturista.

Tiene la capacidad de limpiar los poros de la piel, desobstruyéndolos de todas las sustancias que no permiten expulsar los productos de desecho. De esta forma se favorece la entrada de humedad y nutrientes, que penetran con facilidad hasta la capa hipodérmica. El expulsar el líquido retenido no sólo se purifica la piel, sino que también se eliminan aquellas odiosas bolsas debajo de los ojos.

Al tiempo que limpia los poros nutre la piel, proveyéndola de vitaminas y polisacáridos presentes en el gel extraído del interior de las hojas. Esto estimula la producción de nuevas células epiteliales y la eliminación de las viejas, tonifica las células de colágeno y provee elasticidad a la piel, reduciendo arrugas y patas de gallo. También provee una rápida frescura después del afeitado, y ejerce una acción descontaminante a la hora de quitarse el maquillaje.

aplicar aloe vera en la cara

En las medidas adecuadas, contribuye a que la piel mantenga un nivel adecuado de grasa y no pierda el brillo. Es por eso que se recomienda también para ser aplicada sobre el cuero cabelludo para evitar la formación de caspa y la aparición de seborrea. Por esta razón es especialmente recomendado para pieles grasas o con acné, ya que conserva el agua sin engrasar el cutis.

Existen distintas formas de aplicación, de acuerdo al tipo de piel que tenga quien utilice esta planta: Para la gente de piel seca se recomienda crear una mezcla nutritiva con gel de aloe, aceite de oliva, aguacate o almendras dulces; mientras que para pieles grasas es recomendable la aplicación directa del gel sobre la cara húmeda. Esto limpiará la piel y la hidratará son engrasarla. En el caso de tener una piel normal, o la denominada “piel mixta”, se debe aplicar el gel sin mezclar hasta su absorción total, lo que ayudará a combatir manchas y arrugas.