Tratar quemaduras con aloe vera

Las quemaduras son lesiones muy dolorosas y que suelen dejar marcas en la piel muy difíciles de quitar. Una de las soluciones más útiles para eliminarlas -además calmar el dolor y ardor que se producen en un primer momento- consiste en la aplicación de un producto natural que muchas veces suele tildarse de milagroso: el aloe vera. Sus propiedades abarcan desde la capacidad de regenerar células y cicatrizar tejidos hasta funciones antisépticas, antioxidantes y sedantes.

Curar quemaduras con aloe vera

El aloe vera funciona perfectamente en toda clase de quemaduras simples a moderadas de dos formas: para tratarlas de inmediato y luego ayudando a su resolución. En primer lugar, gracias a sus propiedades antiinflamatorias disminuye la hichazón y edema en la zona y brinda una sensación de alivio y frescura a través de la apertura de poros. Gracias al poder que tiene para regular el PH de la piel, combate la posibilidad de que se produzca una infección posteriormente ya que esto neutraliza la acción de muchas bacterias oportunistas que pueden agravar la situación.

uso del aloe para las quemaduras

Durante el proceso de regeneración del tejido dañado, el aloe vera favorece la cicatrización y evita que queden marcas notorias en la piel ya que elimine a las células muertas y promueve la circulación de sustancias que ayudan al proceso de recuperación. Se lo puede aplicar tanto en quemaduras causadas por calor como en otras lesiones con el mismo tipo de daño en el tejido cutáneo.

¿Cómo aplicar aloe vera en quemaduras?

La curación de quemaduras puede ser un proceso arduo y doloroso y que insume mucho tiempo en los casos más graves. El aloe vera puede aplicarse sin problemas en aquellas quemaduras que son leves pero es necesario consultar con un médico a la hora de intentar utilizarlo para lesiones más graves donde el tejido esté seriamente comprometido ya que su uso podría no ser tan beneficioso. Para la mayoría de las heridas de este tipo, la aplicación de esta planta resulta sumamente exitosa y en poco tiempo puede notarse como se acelera el proceso de recuperación y las marcas resultantes quedan reducidas al mínimo o incluso desaparecen sin dejar rastro.

El aloe vera puede conseguirse fácilmente en herboristerías y tiendas de productos naturales, donde se lo vende en forma de tópicos que se aplican localmente. Otra forma de aplicarlo es hacerlo directamente desde su hoja: la misma debe cortarse transversalmente y mientras aun se encuentra fresca, colocar la parte de la pulpa sobre la zona quemada. De esta forma se lo puede aprovechar completamente y de la manera más pura, sin la adición de otras sustancias artificiales y conservando al 100% sus elementos activos.

Os dejo un vídeo que espero que os sirva para verlo más claro: